Por: Mario E. Durán

El temible hombre ciego está de vuelta, más violento y más fuerte, y ahora tendrá una misión importante. La secuela de “No respires” (2016) de Fede Álvarez, ha llegado, y si bien no cuenta con lo atractivo de la primera en cuanto a violencia y sorpresa, se defiende por el giro argumental que le dieron y por las actuaciones, teniendo lugar años después del mortal allanamiento de morada inicial, en los que Norman Nordstrom vive en una discreta calma hasta que sus pecados del pasado le alcanzan.

Ahora el ex militar ciego que causó estragos en la primera entrega, volverá a verse envuelto en problemas. En aquella ocasión el hombre consiguió acabar de manera violenta con algunos de los jóvenes que tratan de entrar a robar a su hogar (parte de las escenas intensas fue lo que logró su éxito dentro del género). Ahora, parece que un grupo de amigos ha entrado en su casa, pero con intenciones diferentes: van a tratar de tomarse venganza por sus malogrados colegas, en el asalto tiempo atrás, pero también tienen un objetivo, y ese es secuestrar a la pequeña niña con la que el anciano vive.
Fede Alvarez cedió el proyecto al guionista Rodo Sayagues que hace su debut tras las cámaras. El actor Stephen Lang repite como el sanguinario invidente protagonista, y esa sin duda es la carta fuerte de esta cinta que cumple con entretener y mostrar lo violento que puede llegar a ser, sacando una rudeza intensa de forma inimaginable. Este thriller no continúa con la historia de Roxanne, sino que convierte a Lang en el centro de la trama, por lo que sentiremos un poco de redención ante este ser, lo cual dividirá nuevamente las opiniones sobre si se trata en realidad de un buen o mal hombre.
Puede que la pandilla de nuevos villanos que irrumpen en su tranquilidad no destaque por completo, y que la historia de fondo no tenga esa fuerza que esperábamos, pero ciertos detalles son aceptables y aún cuando se extrañará por completo los momentos Gore retorcidos que se quedaban en tu mente por varios días, funcionará más para aquellos que no vieron la primera parte, ya que puede decepcionar a los que esperaban una digna continuación.
Facebook: Cinefilos