La princesa María Anunciata de Liechtenstein daba el ‘sí quiero’ religioso a Emanuele Musini el pasado sábado en Viena en lo que fue una boda real por todo lo alto. La pareja se había casado por lo civil a finales de junio en Italia, país de origen del novio, y ahora celebraban su unión por la iglesia en una auténtica boda royal.

En la celebración pudieron verse numerosos miembros de la realeza europea, así como rostros conocidos del mundo de los negocios o la cultura. Entre estos, la periodista y aristócrata Maria Grazia Chiuri, la aristócrata italiana Beatrice Borromeo con Pierre Casiraghi, hijo de la princesa de Mónaco o la española espacialista en moda Inés de Cominges.

María Anunciata de Liechtenstein, hija del príncipe Nicolás de Liechtenstein y de la princesa Margarita de Luxemburgo, eligió para el gran día un espectacular vestido de Valentino con un original velo corto bordado a dos alturas. Se trata de un diseño con escote barco, ceñido en la parte superior, con mangas abullonadas y falda con vuelo.

La novia llevaba su melena rubia recogida en un moño que adornaba con la tiara Fringie de Hasburgo en honor a la recién fallecida princesa Marie, ya que fue la misma que llevó su tía en su boda con Hans Adam, hermano del príncipe Nicolás de Liechtenstein. Se trata de una joya familiar confeccionada en platino y diamantes que regalaron a la infanta María Teresa de Braganza por su boda con el archiduque Carlos Luis, en los años 70.