Nicolas Ghesquière ha vuelto a hacer de las suyas a la cabeza creativa del equipo de diseño de mujer de Louis Vuitton. El francés ha escogido el imponente Axe Majeur, situado en Cergy a las afueras de París. Como telón de fondo para presentar su última colección, la propuesta Crucero 2022.

El artista israelí Dani Karavan es el artífice de este monumento que acompaña a la perfección una colección de líneas arquitectónicas, colores  vibrantes y un aura pop que nos hace viajar a la década de los 60.

Los años en los que triunfaron la estética Mod e iconos como Twiggy sirve como fuente de inspiración para diseñar una colección de cortes rectos y largos que ponen fin justo encima de las rodillas. Las siluetas trapecio conviven con los minivestidos de tirantes anchos. Además, también vemos la presencia de detalles en forma de peplum. Los abrigos de silueta cocoon desfilan junto a vestidos de vinilo y trajes de dos piezas formados por chaqueta y falda.