Por: Rossy Lajud, Directora General del Colegio María Montessori

La metodología Montessori comenzó en Italia y es tanto un método, como una filosofía de la educación. Fue desarrollada por la Doctora María Montessori, a partir de sus experiencias con niños en riesgo social, basó sus ideas en el respeto hacia los niños y en su impresionante capacidad de aprender.

«El niño, con su enorme potencial físico e intelectual, es un milagro frente a nosotros. Este hecho debe ser transmitido a todos los padres, educadores y personas interesadas en niños, porque la educación desde el comienzo de la vida podría cambiar verdaderamente el presente y futuro de la sociedad.

Debemos tener claro, eso sí, que el desarrollo del potencial humano no está determinado por nosotros. Solo podemos servir al desarrollo del niño, pues este se realiza en un espacio en el que hay leyes que rigen el funcionamiento de cada ser humano y cada desarrollo tiene que estar en armonía con todo el mundo que nos rodea y con todo el universo». María Montessori.

Nuestra prioridad es formar niños felices, trabajando desde el “ser”, con un acompañamiento cercano, preparando ambientes adecuados que les permita una formación continua, favoreciendo espacios amorosos, entendiendo que cada niño aprende de manera diferente y así, brindarles las mejores condiciones posibles.

En Montessori los niños siempre están creando proyectos, aprenden a través del juego y se les guía de manera personal a descubrir para qué son buenos.

“Nadie puede ser libre a menos que sea independiente; por lo tanto, las primeras manifestaciones activas de libertad individual del niño deben ser guiadas de tal manera que a través de esa actividad el niño pueda estar en condiciones para llegar a la independencia”. María Montessori.

Cuando amas lo que haces lo trasmites, y eso es lo que hago día a día en mi vocación de educar para la vida.

LIC. ROSSY LAJUD

Lic en Pedagogía
Directora General del Colegio María Montessori