Cómplice del Mar Veracruzano.

Por: David Barquero / Fotos: Alex Estrada

Sumergirse en las experiencias que imaginó y recreó desde niña, hicieron que decidiera dedicarse a lo que algunos podrían considerar una actividad en la que las mujeres “son débiles o no saben”; Silvana Ocaña Marx, tiene más de 15 años como instructora de buceo certificada por la Scuba Schools International (SSI) y desde el 2014, es instructora de la agencia de buceo más grande y reconocida del mundo, la Professional Association Diving Instructors (PADI); además, tiene la experiencia de trabajar en una agencia italiana de excelentes estándares de calidad e imparte cursos de Scuba and Nitrox Safety International (SNSI).

“Mi padre fue pionero en la aviación mexicana, un extraordinario navegante aéreo, quizá de ahí me nació el amor por lo inmenso. El mar y el cielo se parecen en ese aspecto”.

¿Cómo es que viviendo en Ciudad de México llegas al buceo?

A finales de los años 90 llegué al buceo por casualidad, aunque yo desde chica había soñado con el mar y sus aventuras, veía la serie de televisión Flipper y recuerdo claramente que de niña “buceaba” en el jardín de mi casa, lo decoraba con piedras y caracoles y me imaginaba que yo era “el niño protagonista de Flipper”. En una ocasión le pregunté a mi padre si él sabía dónde podía aprender a bucear, su respuesta fue: “Eso es muy peligroso, además no creo que haya mujeres en el buceo”.

Así que pasaron muchos años y un día, en una alberca a la que yo acudía, me topé con un letrero que decía “Iniciamos cursos de buceo, próxima semana”; así que no dudé y me inscribí. Comencé mi entrenamiento con un instructor NAUI (National Association of Underwater Instructors) y para lograr mi primera certificación de buceo vine precisamente a Veracruz, viajé con un grupo de buzos y fue en este mar, donde inicié realmente a bucear. Nunca olvidaré esa sensación, vivir la experiencia de sumergirte por primera vez, compensar mis oídos y poner todo lo que había aprendido en una alberca, ahora sí, en un ambiente real.

¿Luego de esa primera experiencia decides venirte a vivir a Veracruz y ya dedicarte profesionalmente al buceo?

No exactamente, regresé a Ciudad de México y por razones personales me alejé un poco del buceo, soy licenciada en Administración de Empresas Turísticas, ejercí y me iba muy bien, pero luego retomé el buceo y regresé a Veracruz, aquí conocí a mi esposo, quien era instructor y tenía su centro de buceo en la ciudad ciudad; así que comencé a venir más seguido y claro está, decidí dejar mi vida en la capital, para vivir cerca del mar. Dejé a un lado el traje sastre, los zapatos de tacón, los cortes de cabello estilizados y me convertí en una persona “simple”.

Tuve claro que el buceo era algo que me apasionaba, así que busqué profesionalizarme, me preparé para ser instructora de buceo, tomé varios cursos intermedios, pues lo que sabía era muy básico; aprendí destrezas de buceo avanzado, primeros auxilios, rescate acuático, técnicas de liderazgo y guía. Luego de realizar mi primer curso de buceo con la agencia Scuba and Safety International, donde logré mi certificación, me quedó claro que ese era el inicio y que si quería destacar debía prepararme mucho más, así que sigo haciéndolo.

¿Qué tan complicado es bucear y por qué recomendarías practicarlo?

Prácticamente cualquier persona puede bucear, pero claro, primero debe saber nadar y contar con una buena capacidad física, no de atleta, simplemente sano de corazón y pulmones, básicamente. Bucear es un deporte, pero también es un gran pasatiempo, es una actividad que te permite desenvolverte en grupos, conocer gente, experimentar siempre escenarios nuevos.

Ciertamente el buceo tiene un origen militar y durante muchos años fue algo exclusivo de hombres, sin embargo, esto ha cambiado gracias a la visión de las agencias certificadoras que le han dado un giro, creando cursos accesibles para casi todo tipo de personas.

Es sorprendente ver que, en la actualidad, en los lineamientos de las agencias hay inclusión; por ejemplo, con algunas previsiones especiales, hay estándares para poder impartir cursos a personas con algunas discapacidades.

En niños, a partir de los 10 años de edad, ya es posible comenzar a enseñarles destrezas básicas que les permitan “sumergirse” en un nuevo mundo y, por ende, en una com- prensión de la vida, desde una perspectiva distinta.

El buceo no fomenta la competencia, sino por el contrario, la labor de equipo, la comunicación entre com- pañeros, el silencio y la capacidad de auto escucharse en el silencio.

¿Cuál es el sitio en el que has buceado y te parece la mejor experiencia personal?

He tenido oportunidad de bucear en distintos sitios de México y del extranjero, pero me quedo con los sitios de mi país.

Hay dos lugares que me sorprenden, solo que para llegar a ellos hay que contratar servicios liveaboard, es decir, barcos donde se aborda y se permanece 4-7 días dependiendo el destino abordo, comer, bucear y descansar es todo lo que se hace ahí. El archipiélago de las islas Revillagigedo, es uno de mis consentidos, tiburones y mantas de distintas especies, convergen alrededor de esas islas, para deleitarnos con sus hermosas envestiduras. Mi otro consentido está entre el Caribe y el Golfo de México, llamado archipiélago Alacranes, rico por su historia de encallamientos de barcos europeos de siglos atrás, paisajes de coral, tortugas, rayas, tiburones y una amplia gama de peces de todas las formas y colores, son los protagonistas de esos paisajes extraordinarios.

¿Consideras que el buceo es una actividad muy recurrida por los veracruzanos?

Veracruz es un sitio excelente para bucear, lo sorprendente es que 7 de cada 10 personas que llevo a bucear no viven aquí, no sé a qué se deba. A las personas que tienen la fortuna de vivir frente o cerca del mar, en verdad les digo, tienen que vivir la experiencia.

¿Cuáles son los sitios que tu consideras mejores para bucear en Veracruz?

Son varios, Veracruz tiene 26 arrecifes, comprendidos en un polígono de 52 mil hectáreas, estos arrecifes datan de 10,000 años atrás, aproximadamente. Por las características de las corrientes, en las costas veracruzanas hay formaciones coralinas muy especiales que no se encuentran en casi ningún otro sitio.

Existen muchos paisajes y profundidades diversos para todo tipo de buceos y también hay barcos hundidos, ya sea intencionales para crear atractivos submarinos o por encallamientos y hundimientos accidentales, que pueden ser visitados por buceadores de todos los niveles, dependiendo el sitio.

¿Para una mujer es complicado desarrollar esta actividad?

Para mí como mujer ha sido una gran experiencia, con momentos difíciles porque la idiosincrasia aún sigue siendo de que “la mujer es débil o no sabe”, pero con los años, experiencia y ganas, he ido forjando mis conocimientos y carácter necesarios.

He pasado por momentos difíciles en el mar, donde he tenido que tomar decisiones por sobre todos los hombres que estaban a bordo, pero todo ha salido bien y espero que siga siendo así.

Otra de las cosas que hago por necesidad, pero que creo que pudo haber sido mi tercera carrera, es manejar barcos; la navegación y sus instrumentos me gustan bastante y es necesario, entender de esto, cuando estas en el mar.

Actualmente estamos en un momento que todo ha cambiado, hace 30 años no había muchas posibilidades de ver a una “mujer buzo”, disfrutando de esta actividad o haciendo uso de ella con fines profesionales, hoy en día es extraordinario encontrarme con muchísimas alumnas biólogas, maestras, administradoras, arquitectas o contadoras que, además de cumplir con su profesión cabalmente, pueden acceder a un hobby como lo es el buceo y disfrutarlo.

En el 2019 el 38% de las certificaciones de buceo emitidas por PADI, a nivel internacional fueron para mujeres; en México aún no se alcanzan los mismos números, pero sin duda para allá vamos.

Aquí en Veracruz creo que soy la única instructora trabajando de forma activa en un centro de buceo y me alegra tener muchas alumnas entusiastas que han encontrado en el buceo una nueva forma de vida.

Definitivamente invitarías a todas las mujeres a vivir la experiencia del buceo.

¡Claro! Te cuento una grata experiencia que viví recientemente.

Impartí un curso a una mujer de poco más de 60 años, no muy alta no muy fuerte, pero que decidió aprender a bucear. Platicando con ella me contó que su otro hobbie era el motociclismo; cuando me enseñó una foto de ella con su traje de piel y su casco, arriba de una motocicleta que pesaba el triple que ella, me quedó claro que todo ha cambiado para nosotras las mujeres.

Después de todo lo que hemos vivido, estarán de acuerdo que el mejor mantenimiento para el cuerpo es el aire libre, el sol, el ejercicio y despejar la mente de fatalidades. La vida debe disfrutarse, esa es la única “obligación” del ser humano y debe surgir de forma natural.

El cambio climático y el desorden ecológico provocado por el hombre ¿qué tanto a afectado la vida en los mares?

Desafortunadamente si ha tenido consecuencias nefastas para todos los ecosistemas del mundo y los ecosistemas submarinos no se salvan. Por ejemplo, la pesca desmedida, sin manejo sustentable está acabando con muchas especies, por eso, actualmente estoy colaborando con una asociación llamada Mares Mexicanos que tiene muchas ganas de empujar proyectos que ayuden a regular este impacto, pero todos podemos hacer mucho desde casa, les daré unas ideas:

Consuman menos plásticos, en lugar de comprar 10 botellas chicas de agua compra un garrafón y hazte, amigo del refill.

Usa menos el aire acondicionado, la luz y el agua.

Evita el uso de bolsas de plástico y popotes, si acudes a fiestas no fomentes el uso de globos, moños, serpentinas, etc., son elementos caros, dañinos y altamente contaminantes.

Saca en orden tu basura, pero trata de reciclar todo lo que puedas. Las botellas de PET, tapitas, cartón, todo se puede reciclar. Tu basura solo debería de ser orgánica, no dejes la basura tirada en la calle, menos cuando hay viento.

Entra a la cultura del reciclado, el uso de compostas, terrazas verdes. @reciclemosyayudemos te dice cómo.

¿Cómo podemos saber más sobre el tema de buceo y particularmente sobre los cursos que tu ofreces en Veracruz?

Invito a todas las personas que se interesen por participar de esta actividad o probar la experiencia a que nos llamen, Dorado Buceo cuenta con un centro de buceo en Veracruz, pero si están paseando por la zona de la Riviera Maya también tenemos un centro de buceo allá, por cierto, atendido por mujeres.

Nuestras puertas están abiertas para quienes desean aprender a bucear con responsabilidad y disfrutar nuestros extraordinarios paisajes submarinos.

Las certificaciones de Dorado Buceo Veracruz y Dorado Buceo Caribe, les permitirá bucear en cualquier lugar del mundo, de forma segura y fácil.