Por: Pamela Cuevas, Coach Empresarial

Ahora que vender en línea se ha vuelto prioridad ¿no sabes por dónde empezar?, ¿no sabes qué decir?, ¿te parece que todos se parecen a ti?

Quiero compartirte algo que, si bien pudiera verse aterrador para los fines por los que se efectuó, es incursionado e impulsado por un genio que considero, hoy más que nunca, lo tengas en cuenta para guiarte en la forma de comunicar tus mensajes.

“Los 11 principios de la propaganda nazi de Joseph Goebbels”.

Joseph Goebbels fue el padre de la propaganda nazi y director de la tarea comunicativa del Partido Nazi, el gran arquitecto del ascenso al poder de Adolfo Hitler en 1933. Por supuesto, en la política es muy común aún la aplicación de sus principios, sólo hace falta analizarlos con nuestros gobiernos y sin profundizar en ello, veámoslo para nuestros propios fines.

Te describo a continuación cómo poder sacar provecho de lo que Goebbels utilizó, para crear tus propios mensajes.

1.- Principio de simplificación y del enemigo único: Adopta una única idea, un único símbolo, detecta un problema claro.

2.- Principio del método de contagio: Reúne diversos síntomas de ese problema en una sola categoría o tipo de cliente, “acaba” con un problema que muchos tienen.

3.- Principio de la transposición: Carga sobre la competencia o difamadores los propios errores o defectos, respondiendo el ataque con el ataque. Si no puedes negar las malas noticias, ocupa otras que las distraigan. Cualquier producto que pretende vender se acaba comparando. Maximiza tus ventajas sobre los demás.

4.-Principio de la exageración y desfiguración: Convierte cualquier anécdota, por pequeña que sea, en amenaza grave. Haz grande el problema.

5.- Principio de la vulgarización: Toda propaganda debe ser popular, adaptando su nivel al menos inteligente de los individuos a los que va dirigida. Cuanto más grande sea la masa a convencer, más pequeño ha de ser el esfuerzo mental a realizar. La capacidad receptiva de las masas es limitada y su comprensión escasa; además, tienen gran facilidad para olvidar. Quien pida un esfuerzo mental considerable será descartado para buscar otra opción más simple. Recuerda, se claro y con pocas palabras.

6.- Principio de orquestación: Si una idea se repite lo suficiente, se convierte en verdad. Hazlo.

7.- Principio de renovación: Emite constantemente informaciones y argumentos nuevos a un ritmo tal que, cuando el adversario responda, el público esté ya interesado en otra cosa.

8.- Principio de la verosimilitud: Construye argumentos a partir de fuentes diversas, apóyate en datos reales y que se puedan contrastar, incluso en los artículos de opinión.

9.- Principio de la silenciación: Acalla las cuestiones sobre las que no tienes argumentos y disimula las noticias que favorecen al adversario. Haz grandes todas las fortalezas de lo que ofreces y convierte en polvo los problemas que tienes.

10.- Principio de la transfusión: Difunde argumentos que puedan arraigar en actitudes primitivas, crea la sensación de que quien no esté haciendo lo que dices o no compre tu producto está perdiendo frente al resto.

11.- Principio de la unanimidad: Convence a mucha gente de que piensa “como todo el mundo”, crearás una impresión de unanimidad. El bien llamado: “pensamiento colectivo”.

“Hoy más que nunca “la clave no es hacer más ruido, generar más contenido o ser más extravagante, el secreto es construir nuestra marca poniendo en el centro qué problema resolvemos mejor que nadie y sobre todo, cómo podemos ayudar a otras personas a ser mejores”. (Donald Miller)

Esto es lo que Donald Miller nos comparte en su libro Storybrand, nos detalla los 7 pasos que debemos considerar para conectar con nuestro cliente por medio de una historia (SB7), el autor nos deja claro que, en ésta, nuestro papel debe ser el del “GUÍA” que acompaña al “HÉROE” (nuestro cliente) en su travesía hacía su propio éxito.

En la historia debe haber:

 

  • Un personaje (el héroe – tu cliente).
  • Un problema.
  • El guía (tú).
  • Un plan (lo que debiera hacer).
  • Una llamada a la acción (la inscripción, registro, compra).
  • La invitación a evitar el desastre.
  • Y por supuesto, el desenlace feliz, visualizar el éxito por adquirir el beneficio.

 

La claridad en tu mensaje como el uso de pocas palabras ayudará a que el impacto sea mayor en tu comunicación.

Estoy segura que siguiendo las técnicas de Miller y Goebbels tus mensajes tendrán mayor sentido e impacto. Ponte creativo y comienza a diferenciarte del resto. Atraer no siempre es sinónimo de venta, ten cuidado con lo que dices, elige las palabras correctas que hagan “click” con la mente de tu prospecto.

Para terminar este artículo quiero dejar un tip muy especial para ti que eres PAPÁ:

“El mejor mensaje que puedes dar siguiendo estas reglas, es el que das con un sólo fin llenito de AMOR, el que describes con pocas palabras, con un gran símbolo representado en un abrazo o un beso, en el que siempre antepones a tus hijos como los héroes de tu vida y, sobre todo, donde tú eres el mejor guía.

¡Felicidades papá!

Recuerda que #SentirNoEsElección, provocar sensaciones sí lo es.