Por: Ericka Blanco/Terapeuta Humanista

Y CÓMO ACTUAR PARA SACAR ALGO POSITIVO DE TODO ESTO:

 

1.- TODO LO QUE LES PASA ES NORMAL.

Lo primero es ser conscientes que después de tantos días sin poder salir de casa es normal observar ciertos comportamientos en los niños como irritabilidad, mas enfados, tristeza, transtornos en el sueño o la alimentación, aburrimiento, apatía entre otras. Todas estas emociones, comportamientos y regresiones de los pequeños son totalmente normales, así que ante ello lo único que podemos hacer es ser empáticos, comprensivos, cariñosos, respetándolos y acompañándolos sin juicios, reproches, sin castigos, sin exigencias.

 

2.- OBSÉRVALOS MUCHO.

Debemos estar muy atentos a ellos/ellas y observarlos con gran atención para poder detectar enseguida cualquier malestar que estén sintiendo y ayudarles a transitarlo.

Algunas veces incluso pueden manifestar somatizaciones, es decir, al no saber expresar alguna emoción, muestran con el cuerpo lo que no saben expresar con palabras. Fíjate bien y ante cualquier señal, acércate al niño o niña y trata de averiguar qué le preocupa o angustia.

 

3.- CONFLICTOS ENTRE HERMANOS/AS.

Las peleas en el hogar son algo normal y diario, inherente al ser humano, si además incluimos el factor de estar en esta situación de convivir las 24 hrs, es normal que los conflictos se agudicen. Pensemos por ejemplo, que si antes tus hijos/as se peleaban por celos, ahora todavía tienen mas celos al estar todo el día juntos luchando por tu atención.

Así que ante todo, mucha calma y serenidad por parte de nosotros los adultos frente a sus conflictos y ayudarles a resolverlo sin tomar partido. Siendo mediador, no juez, trata de intervenir lo mínimo posible para no robarles la oportunidad de resolverlo por sí mismos.

 

4.- MOVIMIENTO Y RUTINA CADA DÍA.

Los niños/as necesitan el movimiento libre a diario, es una necesidad básica y vital de la infancia, por eso cuando no pueden satisfacerla sienten mucho malestar. Así que, aun estando en casa sin poder salir, debemos tratar de satisfacerles la necesidad, por ejemplo: A través del juego desde el escondite en casa, hasta una guerra de cosquillas, bailar, practicar yoga, crear circuitos en casa etc.

Crear rutinas y un horario diario que parezca lo más posible a cuando no estábamos confinados, les va a ayudar mucho, ya que la rutina crea seguridad en el infante y disminuye la ansiedad. También los hace mas autónomos, sobretodo si lo plasmamos en una hoja visible y comprensible para todos ( si no saben leer, utilicen dibujos).

La rutina tiene que ser muy flexible, no sobrecargada de cosas y con muchos ratos de ocio o de juego libre.

 

5.- TIEMPO EN FAMILIA Y EN EXCLUSIVA.

Si algo bueno podemos sacar del confinamiento, es que no tenemos (algunos) que estar todo el día de aquí para allá y que tenemos mucho más tiempo para disfrutar de las cosas que nos gusta hacer juntos. Este tiempo debe ser de calidad, con atención plena, consciente y donde estemos bien juntos (sin gritos, ni castigos, con risas y abrazos).

De igual modo se debe buscar a diario un rato para pasar en exclusiva con cada uno de tus hijos o hijas ( si tienes más de uno). Los niños y niñas necesitan tiempo a solas con sus madres y padres, porque disminuyen sus celos, así como la necesidad de llamar la atención. Al dedicarles tiempo en exclusiva se sienten importantes, especiales, únicos y tenidos en cuenta.

 

6.- AUTONOMÍA, PERTENENCIA.

Los niños y niñas quieren pertenecer, sentirse útiles, colaborar, participar en el día a día de la familia y hacer las cosas por sí solos. Por eso ahora es un momento perfecto para ayudarles a ser más autónomos y a contribuir en las tareas de la casa.

 

7.- HÁBLALO TODO.

Si te preguntan por el COVID-19, sobre la situación actual, sobre la economía, sobre lo que sea, contéstales sin evasivas, sin esconderles nada, por supuesto adaptando a su edad para que puedan comprenderlo, pero desde la verdad siempre.

Solo cuando podemos hablar de lo que nos preocupa podemos empezar a superarlo, así lo dice la neurociencia.

 

8.- PANTALLAS.

Un exceso de pantallas crea mucha irritabilidad en los hijos, además de dependencia, insomnio y agresividad. Sin duda en estos días nos van a ayudar mucho a pasar ciertos ratos, pero hay que usarlo con cabeza y pudiendo añadir un horario.

 

9.- RECUERDOS ESPECIALES PARA SIEMPRE.

Relacionado al punto de tiempo en familia, aprovecha esta situación para crear recuerdos especiales y agradables que los acompañen por el resto de sus vidas. Monta planes especiales con tus hijos/as divertidos e inolvidables por ejemplo: montar una discoteca, acampar en el jardín o en alguna parte de la casa, hacer una cabaña dentro de casa, montar un concurso de disfraces etc.

 

10.- ¿QUÉ AGRADECEMOS?.

Aunque parezca mentira, esta situación tiene su parte positiva y seguro que cada día se puede sacar algo bueno. Detente a pensar qué has hecho hoy que te ha llenado enormemente y que si no fuera por el confinamiento no habría sucedido. Seguro que hay algo, trata de buscarlo y compártelo con los tuyos.

Y por supuesto pregúntales a diario a los niños y niñas qué ha sido lo mejor de tu día, qué han disfrutado hoy que sin confinamiento no habrían podido hacer y que agradecen de esta situación.Es importante pues estaremos poniendo el foco en lo positivo del momento y eso va a crearnos a todos mucho bienestar y fuerza para seguir adelante.