La psicóloga Francisca Castellano invita a buscar tiempo para actividades por separado y a expresar de forma conjunta los sentimientos para afrontar el bloqueo típico del aislamiento.

El confinamiento obligatorio por el que está pasando el mundo invita a la reflexión sobre la supervivencia de la pareja, en el caso de que ambos individuos vivan juntos y estén obligados a pasar la cuarentena juntos, sin poder salir de casa. Esta especie de ‘prueba’ para la relación puede afrontarse, desde un punto de vista psicológico, para sobrellevar el confinamiento y que la pareja pueda llevar la situación con cierta normalidad.

La psicóloga clínica y neuropsicóloga castellonense Francisca Castellano, explica que «tras varios días de confinamiento, es difícil, por no decir imposible, hablar o pensar en otra cosa». El coronavirus está provocando «excesiva preocupación y un gran impacto emocional en la población al ser una situación completamente nueva e imprevisible. No saber cuánto tiempo durará y si estamos a salvo nosotros y nuestros seres queridos, son situaciones que provocan un gran estrés», coincide la psicóloga castellonense.

Castellano indica que este «impacto emocional» se está viviendo de varias maneras.

MIEDO AL BLOQUEO EMOCIONAL.

Por un lado, hay personas «con un miedo intenso que le lleva a un fuerte bloqueo emocional, a sentir pánico y una fuerte angustia y, por otro, personas presentan dificultades para regular y gestionar su conducta». De una manera o de otra, «la situación está provocando emociones desbordadas que pueden angustiarnos, en unos casos, o alterarnos y hacer que perdamos el control, en otros casos», considera la facultativa.Dicha coyuntura, propicia, el «bloqueo de nuestra capacidad de reaccionar, de buscar soluciones racionales y alternativas adecuadas que nos ayuden a sobrellevar mejor la situación».

Además, junto con todo este conglomerado de emociones, se añaden otros factores, subraya Castellano, «como la inseguridad laboral, los escasos ingresos, personas con problemas psicológicos sin tratar y personas que tienen a su cargo menores o mayores dependientes».

COMPARTIR ESPACIO Y TIEMPO.

Castellano relata que la cuarentena «ha forzado a las familias españolas a aumentar de forma considerable el número de horas de convivencia, a compartir un espacio y muchos momentos en los que antes podíamos dedicar al trabajo, realizar actividades de ocio, pasear, tomar un café con un amigo, etc.». «En este escenario de emociones desbordadas cargadas de estrés y de confinamiento obligatorio y continuado, suele aumentar el riesgo de que se desencadenen conflictos y problemas de comunicación entre las parejas», informa.

Así las cosas, para la psicóloga, «es importante y fundamental para la pareja aprender a gestionar juntos estas situaciones, aprender a desarrollar nuevas habilidades de afrontamiento para salir reforzados y poder resolver con éxito futuras situaciones similares. Es decir, aprender juntos a ser más resilientes».

Dentro de las medidas que propone la facultativa a la pareja para sobrellevar el confinamiento, se encuentra «aceptar la situación de crisis del país y el confinamiento consecuente, e intentar mostrar una actitud positiva».

 EXPRESAR SENTIMIENTOS.

En segundo lugar, Castellano propone a la pareja «expresar cómo se siente cada uno, las emociones que están experimentando, los miedos, las preocupaciones, etc. (comunicación más abierta y escucha activa)».

Además, la psicóloga considera que hay que comprender «las emociones que se viven (el miedo, el estrés, la pérdida del control y las preocupaciones constantes forman parte de lo esperado en una situación de emergencia sanitaria)» y «buscar soluciones y alternativas juntos ante la situación».

OCIO

En el caso de que la pareja tenga hijos, Castellano invita a «distribuir el tiempo de ocio con los niños y realizar actividades en familia».

«Muy importante», advierte la experta, es «disponer un tiempo propio cada miembro de la familia al día, donde pueden hacer cada uno alguna actividad placentera (lectura, hacer deporte, ver una película, pintar, etc.)». Ahora bien, cuando uno de los dos se sienta más desbordado por la situación, debe «pedir ayuda al otro».

En el día a día, es importante, por una parte, «mantener una serie de horarios y de rutinas en casa: hora de levantarse y de acostarse, horario de comidas, tiempo de colaborar en casa, tiempo de juego, tiempo de realizar tareas escolares (lectura, repasar matemáticas, etc.)». Asimismo, Castellano ‘receta’ a los padres «establecer un horario conjuntamente para poder realizar estas actividades y aprovechar la situación para compartir con sus hijos muchos momentos (jugar, colaborar en casa, etc.»

 

Fuente: El Mundo