Por: José María Enríquez, Psicólogo infantil

Mamá y papá son un factor primordial en el proceso formativo de sus hijos, ya que el hogar es el punto de partida emocional más próximo a ellos, por lo que siempre debe existir una relación sólida entre padres y maestros, que esté determinada por un vínculo muy fundamental, que promueva el bienestar de los niños.

Tomando en consideración que una familia es algo más que proveer las necesidades básicas de los pequeños, como vestido, vivienda y alimentos, podríamos entender entonces que, los lazos afectivos del núcleo familiar configuran el desarrollo social y emocional de cualquier menor. En ese sentido, la escuela es el segundo hogar de los niños, cobra un papel esencial en el desarrollo infantil ya que formaliza la apropiación de conocimientos, habilidades y destrezas, según el grado de desarrollo cognitivo del alumno. Sin embargo, en ese proceso escolar, que se inicia desde muy pequeños y termina hasta la educación superior, se requieren padres involucrados en la formación escolar y del aprendizaje de los niños.

Todos los niños que sus padres asisten a las juntas escolares y van a los festivales, realizan sus tareas escolares diariamente, llegan bien desayunados, planchados y aseados al colegio, seguramente tienen una mamá y un papá que se ocupan de ellos y madrugan todos los días para que su hijo vaya listo para aprender. Sin embargo, también tenemos el otro lado de la moneda, con menores que sus familiares no se involucran en su seguimiento académico, llegan tarde a la escuela para recogerlos o peor es el caso, no conocen al personal de la escuela (maestros, directores, personal de apoyo).

La familia conduce al niño en diferentes formas de comportarse, pensar, observar el mundo, pero sobre todo en el aprender a valorar su propia vida y la de los demás.

Es importante, que consideres los siguientes consejos para involucrarte en la escuela de tus hijos:

• Supervisa a tus hijos, recuerda que siempre debes saber qué hacen en la escuela, como les fue en clases y con quién se juntan. Además de mantener una actitud positiva con respecto a la escuela y el aprendizaje, interesándose por cómo le va en la escuela, para que los niños sepan que es importante.

• Construye una relación afectiva sólida con los niños, en la que se sientan escuchados y apoyados, para que ante cualquier problema en la escuela y en su vida, tengan la confianza de contártelo.

• Aprender a escuchar sus problemas, ayúdales a buscar soluciones para que aprendan a buscar apoyo en los adultos cuando no puedan resolver sus conflictos por ellos mismos.

• Responsabilidad sin partidas de género, no solo mamá es la responsable de la escuela del niño, ambos padres deben apoyarse para sacar adelante la educación de los hijos, son un equipo, si un día uno no puede asistir al colegio por trabajo, lo hará el otro, pero siempre involucrados en la vida del menor.

• Estar siempre disponibles, mostrar a los niños, por medio de palabras y acciones, que siempre como mamá o papá estás dispuesto a apoyarlo, haciendo que se sientan especiales e importantes, dedicándoles un tiempo de atención individual diariamente.

– Consultas psicológicas para niños.
– Evaluación neuropsicológica infantil.
– Psicoterapia cognitivo conductual para niños y adolescentes.

Mayores informes:
Al 229 978 45 93.