Todas estamos tan ansiosas por ser felices con una una media naranja, por encontrar ese estado de ánimo tan codiciado llamado felicidad, que muchas veces cometemos el error de buscarlo solo a través de la pareja cuando en realidad ese sentimiento lo podemos encontrar en nosotras mismas. ¡Tú puedes generar tu propia felicidad! Y lo mejor de todo es que con esto tendrás una mejor relación de pareja.

El amor es una emoción maravillosa, esa que muchas veces nos hace sentir mariposas en el estómago cuando compartimos experiencias increíbles con los demás, o cuando amamos a alguién. Pero también es una realidad que desde pequeñas a todas nos enseñaron a asociar el amor con una relación de pareja, por lo que sentimos que si no vivimos esta experiencia nunca podremos sentir lo que es amar y ser felices.

¿Cómo lograr estar bien en primer lugar contigo misma?

Olvídate de los conceptos trillados

Existen varios ejemplos e ideas de felicidad, algunas chicas (la mayoría) tienen la idea de que para ser felices deben casarse antes de los 30 y, obviamente, tener hijos lo más pronto posible, porque también tienen la misma idea de que a sólo así se encontrará la muy codiciada ‘plenitud’.

Por lo tanto, la presión social a la que están sometidas provoca que terminen casándose con cualquier persona y se someten a aguantar una relación tóxica para poder decir que cumplieron la meta y llegaron por fin al ‘ y fueron felices para siempre’… (que no existe)

Como life coach, he visto muchas mujeres ‘bien casadas’, pero extremadamente infelices, ansiosas y deprimidas, porque al final sí consiguen tener esposo, pero no una vida satisfactoria.

La felicidad exprés no es el camino

Hoy en día existe una profunda necesidad de estar rodeado de otros o de obtener likes para sentirse bien con una misma, a tal grado que el estado de ánimo depende mucho de lo que los demás piensen de ti. Pero lo que tenemos que empezar a entender que para ser feliz no es necesario depender de los demás, tener una pareja, es para sumar ,no para que dependas de esto.

En mi experiencia, una vida feliz es una vida donde sientes satisfacción con lo que eres, primero que todo, y el cómo te aceptas, te amas, te valoras y confías en ti misma. Todas nacimos con esa capacidad y nos sentimos realmente empoderadas si nos ponemos en primer lugar y si estamos bien con nosotras mismas y nos respetamos, cambia la dinámica de cualquier relación.

Ponerte primero no te hacer ser egoísta.

Tienes que diseñar un plan de vida de 360 grados en tu agenda semanal: programa la vida que te gustaría tener cuidando tu calidad de vida, agendando momentos para hacer las cosas que te apasionen. Tan simple como esto: si te amas, te cuidas y apuntas en tu agenda tus prioridades, de esta forma estarás más alegre , brillando y bien contigo misma.

Pregúntate: ¿Qué es ser feliz para mí con o sin pareja?

He escuchado muchas cosas de distintas clientas, como “tener paz y confianza en mí misma”, “tener independencia financiera”, entre muchas otras, porque para cada persona la felicidad significa algo diferente.

Pero tú tienes el poder de tu felicidad y puedes diseñar la vida que quieras, siempre y cuando confíes mucho en ti misma. Una de las claves para ser plena es entender que la vida no es perfecta y nunca lo será, ¿por qué? Porque siempre estamos en constante cambio, en crecimiento. La vida puede ser optima , las relaciones satisfactorias, pero no hay nada perfecto.

Recuerda: solo tú puedes diseñar tu historia amorosa y ella empieza contigo misma

Entender que puedes controlar tus pensamientos, sentimientos , emociones y acciones propias, pero que no puedes controlar a los demás ni las situaciones de la vida que están fuera de tus manos; o sea, básicamente, no prentender cambiar a los demás. Es importante tener una autoestima fuerte, sentirte empoderada y capaz de resolver los problemas que aparezcan en tu camino. ¿Para qué? pues para aventarse a buscar soluciones, y también para ver lo bueno que tienes y sentirte agradecida diariamente.

¿Cómo empezar?

Haz tu vida interesante para ti, tan interesante que si te conocieras por primera vez, tu primera impresión de ti sería decir “¡wow, qué mujer!”. Diseña objetivos para todas las áreas de tu vida (personal, profesional, relaciones) y escribe tus sueños: una vida sin objetivos es una vida vacía.

Eso es lo que nos da energía y entusiasmo, trabajar por un sueño te conecta con la vida y esa es una de las capacidades más hermosas que tenemos los seres humanos: poder soñar nuestro futuro.

¡Pásala bomba!

Haz cosas en tu día a día que te gusten (cosas pequeñas, con el galán, con las amigas, personales y que te den placer); agradece las cosas todas los días, enfócate en lo bueno, no esperes para darte cuenta de todo lo que tienes hasta que lo pierdas.

Sé cada día más fuerte

¿Cometiste un error? No te martirices, mejor intenta aprender de él. Eso dice Ben-Shahar, el gurú de la felicidad: los errores son aprendizajes y las pérdidas son oportunidades (esto vale para cualquier área de tu vida )

Reduce tus expectativas

Sé realista y deja de esperar que cada situación sea exactamente como la imaginabas. ¡Haz lo máximo con lo que tienes! No apliques la ley del mínimo esfuerzo solo porque no tienes de inmediato lo que quieres.

¡Y no te compares con otras mujeres! Vivimos en un mundo de apariencias, donde muchas cosas no son reales, así que es importante que no caigas en la trampa de la vida perfecta de las redes sociales, porque recuerda que ahí, ¡nada es lo que aparenta!

Cuida tus hábitos

Cada persona suele moldear continuamente su forma de ser y de actuar de acuerdo a las influencias que recibe del medio que la rodea. Revisa los hábitos que has creado y empieza a decidir cuales quieres eliminar y cuales quieres añadir a tu día a día este año (habitos personales, con tu pareja, profesionales).

Tú eres la única responsable del resultado de tu vida. En este mes del amor, ¡comienza por amarte a ti misma!

Tu Coach y amiga

Ana Pazos

@anapazoslifecoach