José María Enríquez/ Psicólogo Infantil

El alimento emocional de un niño es sencillo: contar con adultos responsables con quienes se puedan establecer vínculos afectivos y que sirvan de modelo de referencia saludable para el menor, que les conduzcan en formas de ver el mundo, pensar, comportarse y valorar su vida, así como la de otros.

La importancia de crecer en un ambiente sano durante la niñez, es una experiencia vital en el ciclo del desarrollo humano, en donde las familias son fundamentales para que los niños y niñas reciban una educación afectuosa y desarrollen habilidades socioemocionales que necesitan para ser parte de la sociedad; el desarrollo de este afecto no se basa únicamente en la genética, sino también en el establecer relaciones significativas con sus progenitores.

En épocas actuales, ante las situaciones labores, sociales y personales, parece ser que algunos padres de familia han optado por suplir el tiempo de calidad por el uso de herramientas electrónicas (tabletas electrónicas, celulares y consolas de videojuegos) para que los menores se mantengan “entretenidos” al regresar del colegio. Algunos contenidos de los juegos virtuales contienen escenas violentas, sin embargo no podríamos suponer que un hecho violento, fuera o dentro de un colegio, surge de manera espontánea y unilateral por la vivencia virtual que se ha tenido con un determinado juego. El alimento emocional de un niño es sencillo: contar con adultos responsables con quienes se puedan establecer vínculos afectivos y que sirvan de modelo de referencia saludable para el menor, que les conduzcan en formas de ver el mundo, pensar, comportarse y valorar la vida, así como la de otros.

Los padres de familia deben estar atentos al desarrollo social y afectivo de los niños, poniéndose en su lugar, intentando entender cómo es su vivencia interna y cuestionarse a sí mismos, cuando mi hijo me necesita: ¿dejo lo que estoy haciendo para atenderlo?, ¿Mi hijo siente que sus necesidades son atendidas? ¿Se siente escuchado, se siente tomado en cuenta? ¿Se siente aceptado y valioso? ¿Muestra rabia o enfado conmigo? ¿el tiempo que permanezco con él o ella estoy disponible?

Mamá y papá les pido que, cuando estén con los niños, realmente permanezcan disponibles en cuerpo, mente y corazón.

Ser una familia, no solo es resolver las necesidades básicas de los menores como la alimentación, el vestido o asistir a un colegio, sino en brindar tiempo de calidad, en ser adultos presentes y disponibles.

Para criar niños emocionalmente fuertes y sanos, con o sin la influencia de los videojuegos se recomienda:

• Decirles a los niños por las mañanas cuánto los amas, lo importante que son y hacerlos sentir especiales. Sin falta, todos los días. • Préstales atención a lo que te dicen y a lo que no te dicen, dedica un tiempo diario a saber cómo son, que les preocupa, que les pone feliz o triste. Se deben atender sus necesidades y hacer que se sientan atendidos.

• Préstales atención a lo que te dicen y a lo que no te dicen, dedica un tiempo diario a saber cómo son, que les preocupa, que les pone feliz o triste. Se deben atender sus necesidades y hacer que se sientan atendidos.

• Enséñales que en la vida también hay fracasos y que de todo se debe aprender.

• Permíteles reconocer sus emociones básicas, utiliza cuentos, juegos, videos y todo cuanto esté a tu alcance.

• Permíteles que expresen con toda libertad lo que sienten o piensan, ya que la familia, debe ser un lugar donde se promueva con tolerancia y paciencia, la discusión de ideas.

• Nunca proporcionar a los niños con objetos materiales, para compensar el tiempo que, como padres, no se puede estar con ellos.

• Ante el más mínimo cambio en su estado del ánimo de los niños, acude con un especialista en salud mental, para abordar la situación.

La familia permite a los niños y niñas a aprender quienes son, a desarrollar su personalidad y les brinda apoyo emocional.

El ambiente en que crecen los niños establece elementos trascendentales para el resto de su vida.

– Consultas psicológicas para niños.

– Evaluación neuropsicológica infantil.

– Psicoterapia cognitivo conductual para niños y adolescentes.

Mayores informes: Al 229 978 45 93.

Facebook: Psic Infantil Chema