Por: José María Enríquez/Psicólogo infantil

Ser padre de familia es una tarea complicada ante, los desafíos de la vida moderna los niños parecen ser menos obedientes que antes, exigen más derechos y se comprometen con menos obligaciones. Sin embargo, valdría la pena reflexionar: ¿En que momento mamá y papá perdieron la disciplina y el control de la educación de sus hijos? La respuesta estaría en cada hogar, en cada familia de la actualidad.

La gran mayoría de los padres de hoy en día, en su infancia fueron pequeños que tan solo con percibir una mirada de mamá y papá, sabían la finalidad que tenía, incluso sin utilizar palabras, se asumía el comportamiento que se esperaba de ellos ante diversas situaciones.

La familia debe plantear límites constantes a los niños, con reglas claras y definidas, en donde los padres sepan perfectamente qué conductas, con un posible margen de decisión, se les permitirán a los niños.

Es importante destacar que los infantes “no se portan mal”, simplemente están aprendiendo a manejar sus emociones y sentimientos, exploran y aprenden normas y límites, es por ellos que, si los adultos que están a cargo de sus cuidados dejan de ocupar la frase: “Te estas portando mal”, estarán juzgándolos menos y pasarán a buscar otros métodos diferentes al castigo, las nalgadas, insultos, etc… Esto los apoyará a incorporar formas más eficaces y respetuosas de crianza.

“Ser padres de familia es un privilegio, pues nos da la oportunidad de crecer en conciencia. Asumamos nuestra tarea con orgullo”. Rosa Barocio (2016).

Recuerda seguir estas pautas de crianza respetuosa para lograr que tu hijo tenga un mejor comportamiento:

• Poner límites a los niños no limitaciones.

• Recuerda que tú eres el adulto, que los niños son unas personas que están aprendiendo a manejar sus emociones, alterarte o responder con violencia jamás ayudará, ni enseña ninguna lección, sólo complica la situación.

• Maneja reglas claras y consecuencias de sus actos, de acuerdo a su edad.

• Desarrolla tu paciencia, ponte en sus zapatos, no juzgues, escucha el punto de vista de los pequeños, recuerda que las actitudes no cambian de la noche a la mañana

• Escucha y respeta los puntos de vista de tus hijos, promueve su participación en la toma de decisiones, en las dinámicas familiares.

• Habla siempre a los niños como te gustaría que te hablaran, con respeto y empatía. Trata de no alzar la voz, realiza una conversación respetuosa y afectuosa.

• Demuestra confianza y cree en lo que te dicen los niños.

• Dedicar tiempo de calidad para interactuar y jugar con los niños, sin celulares.

• Dedicar tiempo de calidad para interactuar y jugar con los niños, sin celulares.

– Consultas psicológicas para niños.
– Evaluación neuropsicológica infantil.
– Psicoterapia cognitivo conductual para niños y adolescentes.

Mayores informes:
Al 229 978 45 93.
Facebook: Psic Infantil Chema