Por: Julieta Enríquez, Master Coach Ontológico & Psicoterapéuta

Nuestro cerebro cuenta con billones de neuronas y algunas de ellas, cuando les estiras su axón, pueden medir casi un metro de longitud, tenemos un cableado interno ¡Impresionante! Sin embargo, ocupamos tan poco nuestra capacidad que, a partir de los 30 años de edad vamos perdiendo a diario aproximadamente 10,000 neuronas por falta de nuevas conexiones ya que somos muy repetitivos en nuestras rutinas. ¡Qué desperdicio de capacidad! ¿No crees?

El 75% de la información con la que tomamos nuestras decisiones son solo interpretaciones personales influenciadas por nuestros estados de ánimo y de esto dependen nuestros resultados, por eso es importante reconocer que el cerebro tiende a manejar nuestras hipótesis siempre a nuestro favor y desde esta perspectiva nosotros nunca nos equivocamos y siempre buscamos tener la razón, al grado de caer a veces en la obsesión y así, el cerebro construye historias que no son ciertas, utilizando la memoria selectiva usando solo lo que nos conviene de esta historia, lo malo lo negamos o lo hacemos a un lado, así nos justificamos, nos excusamos y nos repetimos en experiencias negativas, incluso en conductas adictivas o destructivas como las relaciones tóxicas, por eso nos convertimos en las historia que nos contamos y a veces, nos contamos historias de terror con la ilusión de tener todo bajo control.

Considerando lo anterior, conversar puede ser muy saludable para contar con puntos de vista diferentes o para hacer catarsis y sentir que nos quitamos un peso de encima, conversar nos permite escucharnos y tener más claridad sobre lo que estamos pensando, así generamos buenos niveles de serotonina, endorfinas y si contamos con una buena red de contención social, también generamos oxitocina para sentirnos comprendidos y aceptados.

Cuando tomé un curso con uno de los investigadores más destacados del tema en nuestro país, el doctor Eduardo Calixto, Médico Cirujano, con maestría y doctorado en Neurofisiología en la UNAM y posdoctorado en Fisiología Cerebral, por la Universidad de Pittsburgh, PA.E.U.; conferencista y autor de dos libros, él nos recomendó estas sugerencias científicas para mantener nuestra salud mental:

· Romper nuestras rutinas haciendo pequeños cambios frecuentes.
· Alimentarnos saludablemente, sobre todo con proteínas que pueden ser de origen vegetal o animal, así como el consumo de flavonoides, antioxidantes y omegas.

· Dormir de acuerdo a los ritmos circádicos, principalmente de 1 a 3 a.m., con profundidad.
· Practicar meditación y técnicas de respiración.
· Hacer ejercicio con frecuencia, mantener el cuerpo en movimiento.

· Mantener contacto físico, conversación social y procurar el buen humor.

Así que salgamos del letargo físico, la caja mental y la carrera de la rata, para brindarle más salud a nuestro cerebro y utilizar su gran potencial a nuestro favor.

El escritor veracruzano Rafael Delgado mencionó: “El cerebro es un océano siempre agitado, con frecuencia tempestuoso, cuyas olas arrojan implacables hacia las playas del olvido los despojos del pasado”.

¿Y si pudiéramos manipular esos despojos del pasado? Decidir qué se queda en la memoria y qué borramos, de eso se trata una de mis películas favoritas, con un extraordinario elenco: “Eternal Sunshine of The Spotless Mind” (Eterno resplandor de una mente sin recuerdos).

¿Algún día seremos capaces de eliminar en el cerebro todo nuestro bagaje emocional?

¿Quién seriamos nosotros sin todas estas experiencias?

Nuestro cerebro opera en el infinito de la posibilidad, nútrelo, rétalo, explora su capacidad, llénalo de vida, de emocionantes experiencias, conocimientos, de la enriquecedora interacción con los demás; pero sobre todo, cuida lo que sea que te estés diciendo, por que en eso te estas convirtiendo.

Te invito a la “Conferencia de Neurociencias para el Alto Desempeño” que impartirá el Dr. Eduardo Calixto, en Veracruz a finales de enero, checa la información en mi página y redes sociales: www.julietaenriquez.com

Facebook Julieta Enríquez Mc

@julietaconversa

www.julietaenriquez.com