Por: Julieta Enríquez, Master Coach Ontológico & Psicoterapéuta

En la vida aprendemos por discernimiento o por sufrimiento, depende de la historia que nos contemos con nuestra personal interpretación de los hechos, de acuerdo al nivel de consciencia; si nos enfocamos en la culpa o el resentimiento nos vamos a sepultar, necesitamos observar diferentes perspectivas de nuestras experiencias haciéndonos preguntas que nos lleven a pensar y hacer cosas diferentes.

¿Qué es lo que me digo más seguido y con eso, qué consigo? Las neurociencias concluyen que un ser humano tiene en promedio de 60,000 a 70,000 pensamientos diarios, lo increíble y lamentable es que el 90% de lo que pensamos hoy, es lo mismo que pensamos ayer, y lo de ayer es lo de antier, ¡Que desperdicio! ¿No crees? ¡Somos tan repetitivos! Ahora me queda más claro que todos vamos a morir, pero no todos vamos a VIVIR, se requiere consciencia y coraje para sentir que te corre la sangre por las venas y encuentras un sentido de vida que enciende un fuego dentro de ti.

Nuestros resultados dependen de la historia que nos contamos, de la conversación en la que habitamos: ¿Cuáles son los juicios con los que vivo y qué tan limitantes son? ¿Cómo está mi nivel de autoengaño o mi ansiedad de control? ¡Seamos honestos por favor!

Creo que si algo hace atractiva e interesante a una persona es que sea capaz de ser congruente, coherente, consciente, por que la gente que culpa y critica a los demás sin observar sus propias urgencias y carencias es lo que sobra en la actualidad; la gente que se miente, se acobarda, se excusa o se oculta es la que más critica y ataca o lastima a los demás y ¿para qué? ¿Para no sentirse tan mal, tan solos, tan vacíos? Si algo he aprendido observando a las personas es que: ¡Los lastimados lastiman! Por eso es indispensable que seamos honestos con nosotros mismos para entrar en coherencia, en este momento de mi vida:

¿A qué necesito decirle que SI y me comprometo a hacerlo? ¿A qué necesito decirle NO para cambiar mis resultados? ¿De qué ya BASTA, ya no va conmigo, ya no me describe, ya no es negociable? ¿Qué es lo que NO SÉ y me abro a aprender para crecer?

Seamos responsables de nuestra salud, cuerpo, emociones, recursos, para respetarnos y amarnos pues tratamos al mundo entero como nos tratamos a nosotros mismos. No se trata de ego ¡nada es tan dañino como la soberbia! Se trata de autoconocimiento, honestidad, humildad, consciencia, compasión, autoestima y amor. ¡Todo se trata de amor!.

¡Atrévete a construir el mejor año de tu vida! Te invito a mis cursos y conferencias para tomar nuevas herramientas para una vida plena. #PalabrasParaSanar

Facebook Julieta Enríquez Mc

@julietaconversa

www.julietaenriquez.com