Por: José María Enríquez, Psicólogo infantil.

“Pese a que muchos niños se logran hacer los mejores amigos de sus hermanitos menores, es frecuente que entre hermanos existan peleas y que pasen de adorarse a ratos, a la riña y viceversa.”

El nacimiento de un bebé está por llegar, los preparativos para recibirlo están listos: los pañales, la cuna, utensilios para la ducha, su ropita de recién nacido, juguetes, etc., por lo que algunos padres de familia se detienen a pensar y comentan: “nuestro bebé ya viene en camino, pero tenemos algunos temores sobre cómo podrá reaccionar nuestro hijo mayor, ¿cómo explicarle que él siempre tendrá el mismo valor para nosotros?, ¿cómo evitar posibles celos por la llegada de su hermanito?”

Lo primero que deben saber mamá y papá, es que, aunque su hijo escuche una y otra vez, que siempre lo van a querer siguiendo igual y que lo aman, es probable que el temor a lo desconocido, le genere algún miedo, dando la posibilidad a que la asimilación de la noticia y la reestructuración de la familia, genere celos en el pequeño.

Sin embargo, tampoco hay que preocuparse demasiado, ya que, en la mayoría de los casos, los niños acaban superando esta etapa. Se recomienda que el momento ideal para contarle a los niños que mamá está embarazada sea entre el cuarto y quinto mes o justamente cuando se empieza a notar “la pancita de la madre”, aunque también se puede hacer al inicio del primer bimestre; destacando que nunca se recomienda esperar hasta el último par de meses para hacerlo.

Los celos en los niños son una forma de expresar sus emociones y sentimientos ante los cambios en la estructura de su familia nuclear, que le hacen sospechar que las personas que más ama (sus padres), sienten amor o cariño por otra persona que no es él o ella.

Los pequeños, generalmente pasan por tres fases durante la llegada de su hermano menor: Primero, buscan llamar la obtenían ante el mínimo esfuerzo. Posteriormente pasan a la segunda etapa, en donde se pueden llegar a desesperar, ya que a pesar de sus intentos por “tener toda la atención”, no lo logran y su hermanito sigue en el hogar, por lo que es posible que presenten irritabilidad o ansiedad; finalmente en un tercer momento el menor se adapta a la nueva situación familiar, acostumbrándose al entorno.

Mamá y papá, les recomiendo seguir los siguientes consejos para esos momentos:

• No minimicen las emociones de su hijo, háganle sentir que aun se siguen preocupando por todo lo que le pasa.

• Pídanle los niños que les ayuden a buscar nombres para el bebé.

• Mamá deja que el niño escuché y se acerque a tu vientre, que le hable y cante.

• Eviten cambiar las rutinas de su hijo mayor, en la medida de lo posible.

• Explíquenle que su amor sigue siendo igual, aunque tengas menos tiempo ahora.

• Involucren a su hijo en los preparativos de la llegada de su hermanito y al nacer háganlo también que participe en la medida de sus posibilidades en el cuidado diario del recién nacido.

• Dedicar tiempo de exclusividad a ambos hijos (recién nacido y hermano mayor), ambos padres deben alternarse mientras uno cuida a un pequeño, el otro hace alguna actividad con el mayor.

– Consultas psicológicas para niños.

– Evaluación neuropsicológica infantil.

– Psicoterapia cognitivo conductual para niños y adolescentes.

Mayores informes: Al 229 978 45 93.

Facebook: Psic Infantil Chema