Edad: 21 años

Nacionalidad: Colombiano

Licenciatura: Ingeniería Industrial para la Dirección 

Tiempo en la universidad: 18 meses 

¿Por qué elegiste la Universidad Anáhuac Xalapa, en México?

Estando en Colombia casi para iniciar mi siguiente semestre académico, la Universidad Anáhuac de Xalapa me contacta para preguntarme si quería ser beneficiario con una beca deportiva muy llamativa para jugar con ellos baloncesto y que esta se convierta en mi alma máter. En ese momento lo único que me pregunté es: ¿Qué tal es la universidad por el lado académico?, ya que soy un estudiante-deportista comprometido con mis estudios, y lo que me llamó la atención al buscarla en internet es el reconocimiento que tiene no solo a nivel nacional, sino también internacional, en ese momento supe que la universidad que me estaba contactando era especial.

¿Te fue difícil adecuarte a la vida universitaria en México?

Adecuarme a la vida universitaria en México fue un poco fácil, ya que la metodología de enseñanza de los maestros es un poco parecida a los de mi país. Aparte, las personas me hicieron sentir bienvenido, me sorprendió mucho el trato de los xalapeños hacia mi persona, fue cálido, cariñoso, y me transmitían mucha emoción y alegría (y aún lo hacen), me gusta mucho su disposición para colaborar y apoyar en cualquier cosa que necesitaba, siento que se preocupaban porque conociera su ciudad, costumbres, cultura y me la demuestran día con día mediante risas, chistes y demás acciones que me hacen sentir muy cómodo. Personalmente considero a Xalapa como una ciudad muy acogedora y aún más a la Universidad Anáhuac y su gente.

¿Cómo ha sido tu experiencia como acreedor de un apoyo institucional en la Universidad Anáhuac Xalapa?

Mi experiencia al ser acreedor de un apoyo institucional ha sido EXCELENTE, estudiar en una universidad de élite a nivel nacional es una maravillosa experiencia, aparte del mejor ambiente universitario, las instalaciones son excepcionales, tales como los mejores escenarios deportivos (baloncesto, voleibol, natación, gimnasio, fútbol rápido, fútbol soccer, etc), al igual que sus instalaciones académicas (aulas de clases, laboratorios, biblioteca, salones audiovisuales, etc). ¡Vaya! Siento que mi universidad se preocupa cada día por mostrarme que tengo tantas herramientas para formarme como un mejor deportista y a la vez, un profesional en excelencia.

Tu experiencia como estudiante-deportista, ¿qué te ha parecido?

Ser estudiante-deportista no ha sido tan fácil, he tenido que ser el doble de disciplinado que mis compañeros de clases si quiero cumplir en las dos áreas. Hay días en los que termino de entrenar y debo llegar a la casa con mucho sueño a terminar mis trabajos y/o estudiar para exámenes al siguiente día. La exigencia que tengo deportiva es similar a la que tengo en el área académica, ya que la universidad se preocupa porque seas un profesional capacitado para cualquier clase de cargo que se encuentre en el campo laboral de tu carrera. Pero, no hay nada más genial que la satisfacción al final de cada semestre, cuando veo que cumplí mis objetivos académicos y que ha valido la pena cada trasnocho y cada esfuerzo por aprender y prepararme en el ámbito académico. Por la parte deportiva, también ha sido una muy grata experiencia, ya que la universidad nos brinda a los deportistas apoyos que no cualquier persona puede tener, aparte de un excelente escenario para que practiques el deporte que amas, te da el beneficio de los mejores entrenadores y útiles para que tus entrenamientos sean más exigentes, más divertidos y más funcionales; y así puedas mejorar tu nivel deportivo.

Elige tu momento favorito en la Liga ABE. ¿En cuál piensas y por qué?

Tengo dos momentos favoritos de la liga ABE: mis primeros minutos en un partido en la liga y en mi segundo partido en el clásico xalapeño, los dos momentos fueron muy emocionantes como jugador; si sientes emoción pensar salir de tu país a jugar la mejor liga de baloncesto universitario del país al que vas, ahora imagínate cuando el entrenador en un momento apretado del juego grita tu apellido para que te alistes porque vas a entrar, entras y anotas una canasta en tus primeros minutos. ¡De solo recordarlo brota en mi cara una sonrisa! Al igual que recordar ese clásico xalapeño, estadio lleno por asistentes universitarios aficionados por parte de ambas universidades, ver por un lado el cómo te abuchean y por otro el apoyo de tus compañeros de clases, directivos de la universidad, tu novia y su familia; y encima de todo eso anotar una falta y cuenta, cuando tu equipo va debajo por dos puntos, ¡solo recordar los gritos de los que nos apoyaban y de mi equipo me eriza la piel!