Edad: 23 años

Licenciatura: Mercadotecnia, Finanzas y Contaduría Pública. 

Tiempo en la Universidad: 4 años y medio.

¿Qué nos puedes contar sobre ASUA?

ASUA es un proyecto que nació por la inquietud de varios alumnos de aportar más a la sociedad; siendo una universidad católica, queríamos dejar huella y hacer un cambio en nuestra comunidad. Este programa ya existía en otras universidades de la red, por lo cual hace dos años y medio decidimos prepararnos y traerlo a Anáhuac Xalapa; fue una experiencia inolvidable. Como fundadora y al siguiente año como Presidenta de la Mesa Directiva, tuve la oportunidad de ayudar a muchas personas, teníamos un impacto directo promedio de 30,000 beneficiados en colonias vulnerables de Xalapa. Me enseñó tanto de organización de eventos, colectas, trabajo social, como el hábito de ayudar, ya que entendí que para tener un verdadero cambio en la sociedad se necesita determinación y valor, lucha diaria por las causas que te mueven y compromiso con tu entorno y contigo mismo.

¿Si tuvieras que elegir un momento durante tu gestión en ASUA, cuál sería?

Todo el proceso fue increíble, me enamoré de cada causa que ayudamos, se disfruta desde el momento de conocer y elegir a quién y cómo íbamos a ayudar, hasta el momento de poder decir “lo logramos”, sin embargo, hubo un evento extraordinario que nos hizo crecer como ASUA: en los temblores del 2017 que impactaron a nuestro país, ASUA se sintió con el compromiso de ayudar y sin importar que ya teníamos una agenda bastante apretada, abrimos un centro de acopio en la universidad. El apoyo llegaba de noche y día; recuerdo como una noche dormimos ahí acomodando el apoyo y recibiendo a todas horas víveres, mientras que el Departamento de Relaciones Estudiantiles buscaba la comunidad para albergar, nosotros nos unimos con otras escuelas, supermercados y toda la comunidad Anáhuac para recolectar lo necesario; es ahí cuando llegué a mi objetivo, ASUA SOMOS TODOS, logramos que toda la Comunidad Anáhuac y nuestros amigos y familiares se comprometieran con nuestros ideales y convicciones con el único propósito de ayudar. Pudimos recolectar más de 5 toneladas de víveres y sin poder creerlo, mandamos un escuadrón a Puebla con todo el apoyo. Es increíble como si nos unimos, podemos cambiar el mundo.

¿Qué experiencia internacional tuviste con la Universidad Anáhuac Xalapa?

Gracias a los grandes programas de formación en el extranjero pude visitar distintas partes del mundo. Fui parte de una visita académica a la ciudad de Buenos Aires, Argentina, donde nos recibieron varias casas de estudio para intercambiar conocimientos y experiencias en el ámbito de la mercadotecnia, tomamos clases muy interesantes y conocimos cómo los argentinos siendo líderes en la materia, llevan la preparación de los Mercadólogos en su país; asimismo, visitamos varias agencias de publicidad y comunicación visual donde pudimos expandir nuestros horizontes de cómo vernos a futuro. De igual manera, tuve oportunidad de vivir durante seis meses en la ciudad de Santiago de Compostela, España, fue una experiencia única e inolvidable, ya que Santiago es una de las ciudades con las universidades más importantes en España, asistí a muchos congresos y conferencias del ámbito financiero donde pude aprender la manera en la que España lleva sus negocios; en el ámbito cultural tuve la oportunidad de recorrer el camino de Santiago, una experiencia única tanto deportiva como espiritual, ya que recorrí 118 km a pie durante cinco días, donde experimentas un cambio en tu persona y en tu alma inimaginable, es una experiencia que como joven te ayuda a encontrarte a ti mismo, aprender a ponerte retos y metas, y luchar por alcanzarlos.

¿Qué le recomendarías a los preuniversitarios para lograr tener una experiencia internacional?

Que se preparen mucho, aprovechen todas las oportunidades que la universidad les da desde el inicio de su carrera; que sean inquietos en todo momento, aprendan otro idioma, platiquen con los alumnos que ya han tenido experiencias en el extranjero y hagan una combinación de lo que necesitan y lo que quieren, que se proyecten a futuro, preguntándose siempre: ¿Qué tipo de egresado quiero ser? Ya que el camino para lograr este tipo de experiencias no es nada fácil, pero cuando estás convirtiéndote en licenciado y miras hacia atrás, te das cuenta de que cada sacrificio valió la pena para llegar a ser ese gran líder en el que te convertiste.

Nos comentas que estás por terminar una licenciatura y ya culminaste otra. ¿Cómo fue tu experiencia?

De las mejores decisiones que he tomado en la vida. Nunca fue fácil y mientras iba avanzando en las dos carreras la dificultad de cada una se iba intensificando, cada vez tenía que meter más materias, pero a decir verdad, cada una me complementa, cada licenciatura que estudié representa una parte de mí, de lo que quiero ser y hacer en el futuro; tomar la decisión no fue nada fácil pero cada desvelada valió la pena, se tiene que sacrificar mucho para lograr culminarlas satisfactoriamente, pero hoy como egresada de Mercadotecnia y finalista de Finanzas y contaduría pública, puedo decir que mi universidad me preparó como profesionista y como persona. Mis maestros vieron potencial en mí y me apoyaron en cada paso del camino, debo decir que sin ellos, sin su apoyo y comprensión total, no hubiese logrado llegar a donde estoy ahora. Y más que sentirme satisfecha con lo que he logrado, la oportunidad que me brindaron me hace querer ponerme retos más altos, pelear por conseguir metas que hace años consideraba lejanas. Hoy por hoy puedo decir que tengo todas las herramientas necesarias para ser ese líder que cambie mi entorno.