jose-maria

Por: José María Enríquez, /Psicólogo infantil y psicoterapeuta ericksoniano. 

“Se recomienda que los padres de familia, jueguen con sus hijos durante las vacaciones de diciembre al detective de emociones, buscando y recortando diferentes personajes de revistas, libros o periódicos, para que posteriormente los coloquen en hojas de colores y juntos traten de adivinar el estado emocional de los personajes en una situación específica, por ejemplo: ¿Cómo se sienten estas personas cuando hacen su carta a los reyes magos?, posteriormente se debe alentar al niño a que detecte las emociones presentes.”

La navidad es un momento de festividad, particularmente muy familiar; para los pequeños de la casa simboliza un cúmulo de emociones especiales, en función de las creencias y tradiciones que su familia tiene. Las emociones del niño están relacionadas estrechamente con lo que el menor está viviendo en su ambiente durante la fechas decembrinas. Si bien las emociones de la navidad son importantes a cualquier edad de nuestra existencia, la percepción que surge de esta época en nuestra niñez, puede llegar a marcarnos para toda la vida, es por eso la importancia de hacer de estas
fiestas un momento para que los menores experimenten la alegría, la calidez, el amor y la unión familiar de estar con sus seres queridos.
Algunas de las características de la personalidad del niño, que se fomentan a través de la navidad son el cariño, la autoestima, la solidaridad, la reciprocidad, los sentimientos de pertenencia y valía, el fomento a la capacidad de socialización, la inteligencia emocional y los valores humanos.
De tal manera, cuando vemos a un niño alegre disfrutando de sus regalos saludablemente o gozando de la felicidad de encontrarse con su familia entera, estamos percibiendo una fotografía de todo aquello que vive desde el interior de su hogar, mientras que al observar un niño triste o enojado en
la navidad, se puede sospechar de alguna dificultad en la vida del menor. Es importante hacer de estas fechas, un espacio para brindar tiempo y energía de calidad para comenzar el recuento de todo lo positivo, de aquello que tenemos a nuestro alrededor, posiblemente sea una lucha, pero nos permitirá sacar lo mejor de nosotros mismos y de los demás, con esfuerzo y perseverancia. Hagamos que la navidad sea un espacio de desarrollo y crecimiento emocionalmente hablando entre los seres queridos que nos rodean, para que tengamos un momento que nos permita recordar las ilusiones de nuestra infancia, las alegrías de la adultez y las añoranzas del futuro.
¡Feliz navidad 2017!

Psicoterapia individual para niños y adolescentes.
Atención psicopedagógica para menores con TDAH y dificultades en el aprendizaje.
Taller grupal de emociones para niños.

Mayores informes:
3-34-79-85 (oficina)y 2299784593 (móvil), 
psicjmes@hotmail.com

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.